Protesta estudiantil en Francia

El 22 de marzo de 1968 estudiantes de la Facultad de Humanidades de Nanterre protestaron por la detención de estudiantes miembros del Comité Nacional contra la guerra de Vietnam. Así se da comienzo a la llamada “protesta estudiantil de mayo del 68.
Fecha
Fotografía de una pared con un graffiti

Si bien se inicia en Francia se expande a otros países, y Uruguay es uno de ellos, marcando un símbolo de lucha para futuras generaciones. 

Los acontecimientos ocurridos en esa época fueron más allá de los hechos de agitación social ocurridos durante la V República Francesa, presidida por el General Charles De Gaulle. Mayo del 68 fue también el escenario de profundas transformaciones y revueltas en otros países con realidades distintas pero sensibilidades compartidas. Ésta pareció ser la plataforma común para la expresión de un sentimiento de renovación que no reconoció fronteras y que estuvo impulsado por una realidad signada por el autoritarismo, la falta de libertad de expresión y una crítica profunda a las estructuras vigentes, intentando transformar los sueños en realidad. Este proceso histórico que se inicia mucho antes del 68 y lógicamente continúa mucho después, es un tema que permite por sí solo abrir diferentes análisis.

Un contexto sumamente convulsionado tanto a nivel local como internacional, al Mayo Francés se sumaron noticias diversas como la reunión cumbre en París por la Paz en Vietnam, el asesinato de Robert Keneddy, los primeros transplantes de corazón, etc a nivel internacional. No menos agitada era la situación a nivel nacional. Liceos ocupados, manifestaciones estudiantiles por el boleto gratuito, junto a las reivindicaciones obreras, entorno al primero de Mayo de aquel año 68. Con una enorme represión policial con centenares de heridos y muertos. Cabe recordar, el 14 de agosto con la muerte de Liber Arce y un mes después la muerte de Susana Pintos y Hugo de los Santos (21 de setiembre).

El movimiento se inicia como una protesta estudiantil en Nantes y se expande a numerosos centros de estudios desarrollándose luego como principal centro París, y en los alrededores de la Sorbona.

Las protestas estudiantiles en busca de mayor libertad son reprimidas con extrema violencia por la policía lo cual encendió aún más los ánimos de los estudiantes a los cuales se le agrega el apoyo durante esos días de más de 10.000.000 de trabajadores en todo el territorio francés (2/3 parte del total) Fabricas como Renault son ocupadas y el paro en París, Lyon y Normadía es total. A los pocos días se suman los controladores aéreos y la televisión francesa, el transporte público, los ferrocarriles nacionales, los astilleros, el gas y las usinas eléctricas.

En este caos se produce la renuncia de ministros los cuales condenan al gobierno de De Gaulle. Mitternand propone un gobierno provisional y el 29 de mayo De Gaulle se aleja de París. Sin embargo, De Gaulle regresa el 30 de mayo, y emite un mensaje a la ciudadanía francesa. Disuelve la Asamblea Nacional y llama a elecciones parlamentarias anticipadas para el 23 de junio. Ese mismo día salen a la calle miles de franceses en su apoyo. Se procede a otorgar aumentos salariales y flexibilizar las medidas contra los estudiantes. Todo lo cual da un vuelco sustancial el proceso. Otorgando un aplastante triunfo electoral el 23 de junio de 1968.

El 68, marca un antes y un después. Un antes de la post-guerra que durante esas dos décadas posteriores fue gestando profundas transformaciones, principalmente en las mentalidades de los diversos protagonistas de los hechos. “Revolución de las mentalidades”. Fue una lucha por ideas y valores diferentes a los ostentados por la sociedad de aquellos tiempos. Ideas y valores que sirvieron de plataforma para el surgimiento de un sentimiento, una verdadera necesidad de renovación.  Si bien De Gaulle era un símbolo de la resistencia contra el totalitarismo nazi en la década 30-40, hacia el 68 era también un símbolo del pensamiento conservador. Por ello hablamos de transformaciones profundas a las estructuras vigentes. En donde los estudiantes y los obreros juntaron sus fuerzas en un fuerte sentimiento de solidaridad dando paso a una mayor participación de esos sectores en lugares reservados a los políticos y sindicalistas.  Fue una lucha contra la forma de ejercer el poder. Un enfrentamiento generacional. Lucha contra la verticalidad de la enseñanza, contra la dominación masculina, contra la discriminación al diferente, contra la falsa moralidad sexual, entre diversos contenidos.

Si bien dicho movimiento no logra totalmente sus objetivos, reivindica el espíritu crítico y la valentía de los estudiantes de iniciar este movimiento. Logra que la clase obrera apoye a los estudiantes universitarios a los que muchas veces se los consideraban “hijos de la burguesía”.

La izquierda europea se transformó en más crítica tanto con el modelo capitalista como con el socialismo del este.

Surgen publicaciones periódicas como “Liberatión” bajo la dirección de Sartre. Se rompe con la estructura jerárquica de los partidos de izquierda logrando un mayor peso las comunidades de base.

El sindicalismo sufre también un duro golpe por su pasividad en un país desarrollado con bonanza económica pero con serias desigualdades sociales y fuerte autoritarismo.

Hoy dicha protesta es un símbolo, un icono de la utopía, y un ejemplo histórico que ilumina el presente. De nada sirve la Historia si no nos enseña ha ser los protagonistas de nuestro tiempo.
 

Régis Debray afirma:
“Ni revolución ni revuelta, sino todo lo contrario: mayo del 68, fue, una contrarrevolución exitosa”.

Recomendaciones bibliográficas

Entre los materiales de consulta para este tema tenemos la  prensa periódica y una  enorme cantidad de otros materiales impresos de toda clase de géneros, algunas reediciones  y otros de estudios más recientes:

  • Phillippe Alexandre, “El Eliseo en peligro” da cuenta del clima que se vivía en aquellos días en el vientre mismo del poder gaullista, cuando los gases lacrimógenos de la policía, las barricadas del Barrio Latino y las fábricas ocupadas todavía no habían ingresado al olvido de la historia.  Este tipo de aporte deja de manifiesto como “el ‘gran miedo’ de la derecha francesa” durante varias semanas contuvo el aliento, preparó la huida o sencillamente huyó” (Mandressi, R. “La Confusión reinante”. Brecha. 9 de mayo 2008).

 

  • “Mayo del 68 explicado a Nicolas Sarkozy” de André y Raphael Glucksmann adeptos al actual gobierno de Francia. Padre e hijo respectivamente establecen un diálogo a modo de respuesta con acentos pedagógicos donde sus dos principales ideas se pueden resumir de la siguiente forma: en primer lugar se realiza una defensa del mayo del 68 como punto final de la utopía revolucionaria tal como la conoció y practicó el siglo XX. La virtud principal de la “revolución” de mayo y su valiosa vigencia, sostienen los autores consiste en haber instalado con fuerza en el paisaje ideológico y cultural el combate contra el totalitarismo. La segunda idea, es el propio Sarkozy, en quien los autores ven a un heredero “rebelde” del 68. Un heredero cultural: anticonformista, hedonista, poco apegado a la solemnidad, entre otros rasgos. Recordar una de las frases famosas de aquel 68: “gozar sin trabas”.