Nace Eduardo Fabini

Hijo de Juan Fabini y Antonia Bianchi, Félix Eduardo Fabini nació el 18 de mayo de 1882 en Solís de Mataojo (departamento de Lavalleja), localidad enclavada en las sierras de Minas, cuyo paisaje influyó notoriamente en la inspiración del músico.
Fecha
Eduardo Fabini con Roberto Lagarmilla, en la ventana de la casa del maestro en Solis de Mataojo

Eduardo Fabini con Roberto Lagarmilla | Autor: A. Borrat Fabini | Licencia: dominio público

Uruguay vivió un nacionalismo musical tardío a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, cuando en Europa llegaba a su punto culminante. Tuvo la particularidad de manifestarse en dos vertientes: una campesina, inspirada en el folclore y otra de corte ciudadano, cuyas raíces se nutrieron en la música popular montevideana. A la primera de ellas pertenecen Eduardo Fabini, Luis Cluzeau Mortet, Alfonso Broqua y Vicente Ascone; sus obras reflejan de manera impresionista las imágenes del campo, los diseños rítmico-melódicos de las danzas tradicionales y el sentir melancólico del canto del payador.

Fabini recibe su primera formación musical de su hermano Santiago quien lo inicia en el estudio del violín, a la vez que improvisa en la guitarra y el acordeón. 

En 1890 la familia Fabini se traslada a Montevideo donde el joven Eduardo prosigue sus estudios de violín en el Conservatorio La Lira con los profesores Romeo Massi, Virgilio Scarabelli, Miguel Ferroni e Ïtalo Casella, realizando sus primeros conciertos en 1897. Su definida vocación musical y destacado virtuosismo en el violín le permitieron el usufructo de una beca para perfeccionar sus estudios en Europa, adonde parte en 1900 con la finalidad de ingresar al Real Conservatorio de Bruselas. Durante su estancia en esta ciudad compone  "Flores del campo" para piano y los Tristes nº 1 y 2 para guitarra, en el recuerdo de su patria lejana y con el interés de que sus compañeros belgas conocieran la música de su tierra.

En 1903 obtiene el Primer Premio de violín en el Real Conservatorio de Bruselas y  regresa al Uruguay junto a su maestro belga César Thomson con el que ofrece un concierto el 19 de noviembre de ese año en el Teatro Solís. Posteriormente regresa al Conservatorio se Bruselas para estudiar Armonía con Augusto de Boeck. Retorna al Uruguay en 1907 y crea la Asociación uruguaya de Música de cámara. 
En 1920 contrae matrimonio con la Srta. Ema Suárez.

Se establece en la Fuente Salus y comienza la composición del poema sinfónico Campo,  considerado su obra maestra y estrenado el 29 de abril de 1922 bajo la dirección del maestro ruso Vladimir Schavitch en el Teatro Albéniz de Montevideo. El éxito obtenido por esta obra ocasiona su ejecución  por la Orquesta filarmónica de Viena bajo la dirección del compositor alemán Richard Strauss en el Teatro Colón de Buenos Aires.

Fabini continúa componiendo varios lieders inspirados en los  "tristes" o "estilos" folclóricos, el poema sinfónico coral "La Patria vieja", estrenado en 1925 y  "La isla de los ceibos", estrenada al año siguiente. En 1927 viaja a Estados Unidos como Agregado cultural de la Embajada del Uruguay, oportunidad que le permitió difundir algunas de sus obras en conciertos y  grabar "Campo" y "La isla de los ceibos"  ejecutadas por la Orquesta´Filarmónica de Nueva York en la discográfica RCA. Victor que editaba los primeros discos electrofónicos.

Regresa al Uruguay en 1928, realiza conciertos en Montevideo y Solís de Mataojo y compone la "Melga sinfónica", en un lenguaje diferente, la "Fantasía" para violín y orquesta y "Mburucuyá", poema sinfónico pensado originariamente como ballet  con temática indígena.. Escribe una serie de cantos escolaraes algunos con versos del poeta nacional Fernán Silva Valdés y otros de Adela Marziali y el ballet infantil "Mañana de Reyes" estrenado el 6 de agosto de 1939 en el SODRE. El sello ODEON se interesa por sus Tristes nº 1 y nº 2 y en 1943 se graban en Buenos Aires.

La obra de Fabini es reconocida internacionalmente y en 1947 se realiza un homenaje en el Teatro Solís para conmemorar los 25 años del estreno de "Campo", en el que se ejecutan  el citado poema sinfónico  bajo la dirección de V. Shavitch, obras vocales y obras para piano interpretadas por Hugo Balzo. 
Aquejado de una afección cardíaca Fabini fallece en Montevideo el 17 de mayo de 1950 pero su legado artístico trasciende su época.

"Músico telúrico arraigado a su campo, a las resonancias y a la particular armonía de nuestro carácter campesino, de nuestro contemplativo espíritu solariego...No un folklorista, ni un recopilador de ritmos nativos ni un investigador erudito...sino un músico que asimiló el carácter y el tono de nuestro folklore reflejándolo en una creación absolutamente individual." (W. Roldán Revista Clave nº1 mayo 1960, Montevideo).

Recursos relacionados