Nace Juan Carlos Onetti

Nacido el 1º de julio de 1909, en Montevideo, Onetti se ha transformado en un escritor de gran renombre a nivel latinoamericano y universal, tanto es así, que en 1992, la Universidad de Stanford (California), digitalizó el registro total de sus obras.
Fecha
Mural con la imagen de Onetti

Mural en el Liceo de Piriápolis "José Luis Invernizzi", realizado por los estudiantes | Autor de la imagen: Uruguay Educa | Licencia: Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Pero no sólo este hecho es síntoma de la jerarquía universal de este escritor, así lo indican los premios recibidos a lo largo de su vida: en 1961, obtiene un segundo puesto en el concurso de cuentos organizado por la revista Life con "Jacob y el otro", entre 3.149 originales presentados; en 1962, el Premio Nacional de Literatura; en 1967, el segundo lugar  en el concurso Rómulo Gallegos de Venezuela, el triunfador, Mario Vargas Llosa, reclama para Onetti "el reconocimiento que se merece"; en 1972  Onetti es elegido como el mejor narrador uruguayo de los últimos cincuenta años en una encuesta realizada por el semanario Marcha, en la que participaron 35 narradores y poetas de distintas generaciones; en el mismo año, se traduce al italiano "El Astillero" (Il Cantiere), que tres años después obtendrá el primer premio a la mejor novela latinoamericana publicada en esa lengua en el período 1971/1973; en 1980, el rey Juan Carlos de España le entrega el Premio Cervantes de Literatura, dotado de unos 117.000 dólares; en 1990 recibe el Premio de la Unión Latina de Literatura "por su espíritu universal"; en 1991 obtiene el "Gran Premio Rodó a la labor intelectual", de la Intendencia Municipal de Montevideo, con un monto cercano a los cinco mil dólares que de inmediato dona para la compra de libros en bibliotecas municipales; y un mes antes de su fallecimiento, en 1994, con el auspicio del Ministerio de Educación y Cultura, la Intendencia Municipal de Montevideo y la revista Cuadernos de Marcha, se realizan, en la Facultad de Humanidades y Ciencias, las Primeras Jornadas Rioplatenses de Literatura, en homenaje al escritor.

Vivió un cuarto de siglo entre Buenos Aires y Montevideo, capitales de cuya síntesis surgiría Santa María, ciudad en donde se ubican algunas de sus obras. Fue encarcelado en 1974, durante la dictadura de Juan María Bordaberry. A principios de 1975, Onetti partió hacia España, invitado por el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid, ciudad en la que finalmente fija su residencia para no volver más a Uruguay. Cuando en 1985 se instaura la democracia en nuestro país, el presidente electo, Julio María Sanguinetti, lo invita a la ceremonia de instalación del nuevo Gobierno, el escritor agradece la invitación, pero decide permanecer en Madrid.

Juan Carlos Onetti es considerado el maestro de la Generación del 45, generación fuertemente cosmopolita, comprometida social y políticamente con Uruguay y América Latina, influida por el pensamiento de Jean Paul Sartre y por la Revolución Cubana de 1959, sin embargo discutió siempre la noción de compromiso del escritor que los  más jóvenes del 45 pregonaban. Decía el maestro:
 

" Escribo para mí. Para mi placer. Para mi vicio. Para mi dulce condenación."


Los temas que  desarrolla en sus obras son la corrupción de la sociedad, sus efectos sobre el individuo, la incomunicación; sus protagonistas son proclives a la inacción, escépticos, fracasados, el mundo en el que se mueven es urbano y descripto como depresivo y pesimista. Parafraseando a Mario Benedetti, se puede afirmar que el mensaje que el autor, a través de su literatura, transmite en el lector es el malentendido global de la existencia, el desencuentro del ser con su destino. Sus personajes flotan  en un plano que tiene algo de irreal, de alucinado, y con escasos datos verosímiles. Onetti intenta introducirse de lleno en la vida y lo dramático es el fracaso de ese intento comprobando la ajenidad, la forzosa incomunicación de su personajes.

A Onetti se le considera el escritor de la angustia, con claras influencias de Dostoievski, Conrad, Faulkner e incluso Roberto Arlt.

Entre su vasta obra se encuentran:

El pozo (1939)
Tierra de nadie (1941)
Para esta noche (1943)
La vida breve (1950)
Los adioses (1954)
Para una tumba sin nombre (1959)
La cara de la desgracia (1960)
El Astillero (1961)
El infierno tan temido (1962)
Tan triste como ella
Juntacadáveres (1964)
Jacob y el otro, Un sueño realizado y otros cuentos (1965)
Las máscaras del amor (1968)
La novia robada y otros cuentos (1968)
La muerte y la niña (1973)
Tiempo de abrazar (1974)
Réquiem por Faulkner (1975)
Dejemos hablar al viento (1979)
Cuentos secretos: Periquito el Aguador y otras máscaras (1986)
Presencia y otros relatos (1986)
Cuando entonces (1987)
Cuando ya no importe (1993)
Confesiones de un lector (1995)

Onetti muere el 30 de mayo de 1994, en una clínica de la capital española, ciudad en la que vivió durante 19 años.

Realizó: Profa. Iris Caramés Beltrán.