Nace Lágrima Ríos

Lida Melba Benavídez Tabárez, conocida bajo el nombre artístico de Lágrima Ríos, nació el 26 de setiembre de 1924 en Durazno, en el seno de una familia humilde. Era considerada Señora del tango y Dama del candombe.
Fecha
Ilustración de un micrófono antiguo y notas musicales que salen de la parte de arriba del micrófono.

Ilustración de micrófono | Autor: freepik | Licencia: gratis con mención del autor.

En los primeros años de su infancia se trasladó junto a su madre a Montevideo estableciéndose en un inquilinato del Barrio Sur donde en 1928 conoce a Carlos Gardel, que se encontraba de visita en el lugar. Dotada de una voz privilegiada manifestó desde muy joven su talento como intérprete de canciones populares actuando a los dieciocho años en los "Recreos", espacios  abiertos donde la gente se reunía hacia 1940.

La calidez y el timbre templado y dúctil de su voz de contralto le  permitió la interpretación de diferentes estilos: canciones folclóricas rioplatenses, guaranías, blues, negro spirituals, boleros, tangos, milongas, candombes.Comenzó su debut en 1942 como cantante de tangos y temas folclóricos y en 1945 el músico Alberto Mastra la integró a su trío otorgándole el nombre artístico de Lágrima Ríos. En el Carnaval de 1950 participó en la comparsa "Añoranzas Negras" que obtuvo el primer premio en su categoría y en "Cruzada Gaucha" realizando giras por Argentina y Uruguay.

Triunfadora de un Concurso nacional como cantante de tangos actuó en 1956 junto a la orquesta de Orosmán Fernández y posteriormente formó parte del grupo vocal "Brindis de Sala" junto a Benito y Raúl Ramos, Juan Piriz y Luis Alberto Gómez, con el que permaneció durante diez años grabando para los sellos Philips y Clave. Por esta época viajó a Ecuador con la comparsa Morenada, registrando para el sello Odeón y participó con Hugo del Carril, Luis Sandrini y "Palito" Ortega en las películas "Fantoche" y "Viva la vida". Hacia 1971 actuó en diferentes locales en ambas márgenes del Plata y en el programa televisivo "Sábados de Tango".

En 1972 editó el LP "La perla negra del tango" incluyendo tangos, milongas y candombes, que junto a "Luna y Tamboriles" (1976) y los posteriores CD "Cantando sueños" (1997) y "Canción para mi pueblo" (2004) constituyen un importante legado al género de la canción popular.

Contratada para realizar diversas actuaciones viajó a Europa en 1982 residiendo en España durante tres años y realizando presentaciones en La Sorbonne de París, donde cantó en lengua africana con Patrick Devey y grabó un disco con el cantante uruguayo Pájaro Canzani y en Marbella, para el Programa televisivo "300 millones". Posteriormente se trasladó a Estocolmo para cantar y visitar a su hijo exiliado con su familia desde la dictadura militar y residente en Suecia. Poco después emprendió una exitosa temporada en Nueva York.

En 1993 fue nombrada "embajadora del tango" en la primera Cumbre Mundial de Granada dedicada a este género musical y en 1996 cantó para la tercera Cumbre Mundial del tango que se realizó en Montevideo y ciudades del interior del país. Durante la década del 90 realizó actuaciones en el Royal Albert Hall de Londres y en Alemania. En 1999 filmó el videoclip del tema "Danza del sur" para la Intendencia Municipal de Montevideo y poco después "Candombe", documental de Carlos Páez Vilaró.

Como presidenta de la Asociación multicultural  Mundo Afro desde 1995 se hirguió como consecuente difusora de la cultura africana en Uruguay. En reconocimiento a su inmensa y valiosa labor  fue declarada Ciudadana Ilustre de la ciudad de Buenos Aires en el año 2000 por el voto unánime de los integrantes de su Legislatura,  nombrada "Mujer del año 2002" en una ceremonia realizada en el Hotel Sheraton en Montevideo  y  designada Presidenta de la Unidad Temática de la Intendencia Municipal de Montevideo en setiembre del 2003, cuya función es la defensa y promoción de la cultura afroruguaya y su colectividad. La Cámara de Representantes, en sesión especial, le rindió homenaje entregándole el trofeo "Rosa Luna".

Durante su trayectoria artística Lágrima tuvo oportunidad de realizar actuaciones junto a importantes figuras del ambiente musical: Héctor Mauré, Alberto Goyeneche, Alberto Castillo, Celia Cruz, Mary Wilson, Aníbal Troilo y el actor estadounidense Danny Glover, con quien compartía la defensa de los derechos de los afrodescendientes.
Interesada en la problemática de la identidad cultural rioplatense participó en diferentes conferencias invitada por la Secretaría de Cultura de Buenos Aires. A su vez, en su permanente lucha contra el racismo representó a Uruguay en  la Conferencia Mundial sobre Racismo y Xenofobia qué tuvo lugar en Durban (Sudáfrica) en el año 2001.
En el año 2005  integró la grabación, junto a otros artistas de relevancia, de los volúmenes 1 y 2 de "Café de los Maestros" producida por Oscar Santaolalla.donde registró sus éxitos "Vieja viola" con la guitarra de Aníbal Arias y "Un cielo para dos" acompañada por el propio Oscar Santaolalla.

Posteriormente participó como intérprete en el Documental Café de los maestros, co-producción de Argentina, Brasil y Estados Unidos, dirigida por el cineasta estadounidense Miguel Kohan y con guón del músico y compositor argentino Oscar Gustavo Santaolalla. El film estrenado el 26 de junio de 2008 fue presentado con gran éxito en los Festivales internacionales de cine de Berlín, Jerusalén, Tesalónica y Guadalajara. Entre sus coprotagonistas se destacan Mariano Mores, Horacio Salgán, Leopoldo Federico, Ernesto Baffa, Virginia Luque, Jorge Libertella, Emilio Balcárcel y Alberto Podestá.

Afectada de una enfermedad cardíaca Lágrima Ríos falleció el 25 de diciembre de 2006 a los 82 años de edad en Montevideo. Las expresiones de Susana Andrade en el diario La República del 29 de diciembre de ese mismo año ilustran con acierto  a ese ser que brindó un invaluable legado a la música uruguaya: "Una persona sumamente apreciada y amable de amar, dedicada amiga y madre, dulce y empedernida guardiana de sus seres queridos, amante apasionada de su arte vocal, de su poesía, de la expresividad a flor de piel. Era imposible escucharla y no emocionarse. Casi tan hermoso como oírla cantar, era sentir el fluir de lo que había en su corazón cuando hablaba. Exquisitamente bella en el mayor sentido de la palabra, derrochaba sensibilidad y compromiso con la vida. Más que a la artista, quiero recordar a la mujer que afloraba en cada una de sus actitudes escénicas y cotidianas, reivindicando el género y los orígenes étnicos. Su amor por lo que hacía era absolutamente contagiante y genuino."

Recursos relacionados